Tres claves de la derrota de Estados Unidos ante Trinidad

La selección de Estados Unidos se queda sin Mundial tras la derrota 2-1 a Trinidad y Tobago. Aquí son los tres claves del partido en el Estadio Ato Boldon de Couva.

1. Un fracaso total

Estados Unidos no va a jugar el Mundial…. Así es. Son palabras muy duras, pero cuentan la verdad. Por primera vez desde México 1986, la selección norteamericana se queda sin Mundial y es un dolor que va a permanecer para mucho tiempo.

En un partido tan importante como fue el del martes contra Trinidad, Estados Unidos arrancó de una manera vergonzosa. Jugó sin energía, sin ideas, sin ganas y sin corazón. Por supuesto tuvo que ser un error defensivo de Estados Unidos que abrió el marcador para los caribeños. El central Omar Gonzalez, un jugador que fue culpable por muchos goles en contra en este Hexagonal, marcó de propia puerta.

Por fin llegó el reacción después del descanso con el marcador a 2-0, pero no fue suficiente. La actitud de los jugadores sobre la cancha fue alarmante, como si pensaran que estuvieran clasificados. Al final no hubo milagro.

Este grupo solo tuvo que sacar un empate en Trinidad, un equipo que ya estaba eliminado y no lo logró. Los pecados cometidos en las derrotas contra México, Costa Rica y el martes fueron demasiados, y el castigo es una larga espera de cinco años hasta Catar 2022. Esta mancha nunca se borra.

2. Nuevo seleccionador, nuevo directivo

Hay que limpiar la casa. Además de un nuevo seleccionador, la Federación de Estados Unidos (U.S. Soccer) necesita un nuevo directivo y un nuevo presidente. Es claro que Bruce Arena tiene que hacer las maletas. Al final, falló y punto. También el presidente Sunil Gulati tiene que irse.

Pero es más de un cambio de entrenador y presidente. La mentalidad tiene que cambiar. El nivel tiene que cambiar. Hay poca exigencia al dentro del U.S. Soccer. No se siente una presión por lograr los resultados.

Lo que ha pasado en esta eliminatoria refleja que los problemas de fútbol en los Estados Unidos son muchos y el U.S. Soccer tiene que arreglarlos si el país va a recuperarse.

El ejemplo para seguir es Alemania. Tras la mala imagen que dejó Alemania en la Euro 2000 cuando fue eliminado en la fase de grupos, todos a dentro del fútbol alemán se reunieron para hacer un plan para el largo plazo. Eso es lo que necesita Estados Unidos, pero con un nuevo liderazgo.

3. Una generación perdida

Es importante recordar que además de este fracaso de perder el Mundial, Estados Unidos no ha clasificado por los últimos dos Juegos Olímpicos. Se puede decir que hay una generación de futbolistas los Estados Unidos que no saben cómo es jugar un torneo importante.

El maravilloso atacante del Borussia Dortmund, Christian Pulisic, no podría disputar su primer Mundial hasta que tenga 24 años. El centrocampista Weston McKennie, otro talento que milita en Alemania con el Schalke, también tendría 24 anos.

La única respuesta es el futuro. Hay que poner a jugar los jóvenes. ¿Por qué no? ¿Qué riesgo hay? No hay nada para perder. El equipo ya tocó fondo. Hay que invertir en la juventud de fútbol en este país y asegurar que esto no se repite nunca.

Be the first to comment on "Tres claves de la derrota de Estados Unidos ante Trinidad"

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: