Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en hogar en Florida

HOLLYWOOD, Florida.- Ellie Pina se encontró con “un infierno” este martes cuando visitó a su madre en el Centro de Rehabilitación de Hollywood Hills, en el sur de Florida, que se había quedado sin aire acondicionado tras el paso del huracán Irma el pasado domingo.

Al entrar al hogar de ancianos, Pina sentía que
la temperatura “superaba los 110°F”, dice, y en las afueras vio cómo algunos residentes esperaban desesperados junto a enfermeras que intentaban ayudarlos. Ella llamó varias veces a la compañía de energía eléctrica local, Florida Power Light (FPL), para alertar sobre la necesidad de restaurar servicios en el centro. Pero la ayuda nunca llegó.

Como quedoacute; evidenciado en el registro de su teleacute;fono moac...

    <figcaption>
    </figcaption>

Al día siguiente, temprano en la mañana, la policía de Hollywood fue alertada luego de que uno de los residentes del hogar padeciera un fallo cardíaco. Al llegar al centro, las autoridades encontraron a tres ancianos que fallecieron allí mismo; entrada la tarde del miércoles,
la cifra de muertos había ascendido a ocho, luego de que otros fallecieran en un hospital y uno muriera mientras era trasladado.

El Rehabilitation Center at Hollywood Hills en la ciudad de Hollywood, e...

“Los culpables de todo esto son la compañía Florida Power Light y las autoridades del condado, a los que estuve llamando durante todo el martes”, alega Pina. “Me dieron un ticket, pero nunca fueron a solucionar el tema de la temperatura”.

“Esto se pudo haber prevenido”, agregó. “Mi mamá -gracias a Dios- está bien, pero hay muchos viejitos ahí que no están bien y algunos murieron”.

En la tarde del miércoles, un portavoz de FPL no confirmó, negó o comentó sobre la querella de Pina. En su lugar envió un comunicado de la compañía eléctrica, donde se explica que FPL no priorizó la restauración de servicios al Centro de Rehabilitación de Hollywood Hills porque atendía a lugares de mayor urgencia.

“Aunque este centro de ancianos recibió un nivel de prioridad, al trabajar con los funcionarios del condado,
otras instalaciones críticas, como hospitales y centros de emergencias 911, fueron identificadas como prioridades más altas”, dice un comunicado de la empresa.

Tras el paso de Irma, el hogar en Hollywood sí contaba con un generador eléctrico, según confirmó Pina. Había sido encendido para restaurar parcialmente la electricidad.

Dice el comunicado de FPL: “Lo que sabemos ahora es que una parte del edificio, de hecho, sí tenía servicio eléctrico, que había un hospital con electricidad en el otro lado del estacionamiento, y que el centro estaba obligado a tener instalado un generador permanente”.

Sin embargo, Pina dice que la planta eléctrica no daba abastos para mantener ventilado el hogar de ancianos.

El jefe de la policía de Hollywood, Tomás Sánchez, dijo el miércoles que su departamento investigará cómo murieron los ancianos en el centro. Asegura que, hasta ahora, no se sabe exactamente cuál era la temperatura en el ancianato,
“pero sin duda estaba muy caliente en el segundo piso”.

El doctor Randy Katz, del Memorial Regional Hospital, aseguró que muchos de los ancianos evacuados tras el incidente recibían tratamientos por problemas respiratorios, deshidratación y condiciones relacionadas al intenso calor.

Al ser cuestionada por la calidad de las instalaciones del centro, Pina afirma que prefería ir todos los días para verificar que a su mamá la estuvieran atendiendo y que no le faltara nada de comer.
“Unas de las razones por las que tenía a mi mamá en este lugar es porque pagaba 800 dólares mensuales”, agregó.

Flora Michell, cuya hermana reside en el Centro de Rehabilitación de Hollywood Hills desde hace 10 años, similarmente cuenta que más de una vez pensó en sacarla de este lugar.
Sentía que la administración no se preocupaba lo suficiente por la salud de los ancianos, pero decidió dejarla ahí por razones económicas.

El dueño y gerente del centro, Jack Michel,
ha sido investigado por el gobierno federal y estatal ante acusaciones de fraude relacionado a servicios de salud, según reportó el miércoles el diario local Sun Sentinel.

Para el chileno Willy Núñez, la magnitud de lo que había ocurrido se hizo aparente cuando llegó al centro en la mañana del miércoles. Él intentaba averiguar qué había pasado con su madrina, luego de que su esposa le despertara temprano para avisarle que había sido llevada al hospital.

“Vi a todos los medios de comunicación preguntándome si mi familiar estaba con vida”, aseguró el hombre entre llantos, criticando además
que los oficiales, en un comienzo, no le dejaban pasar para preguntar sobre su pariente.

Las víctimas fueron identificadas por el médico forense del condado de Broward como:
Bobby Owens, de 84 años;
Manuel Mario Medieta, 96;
Miguel Antonio Franco, 92;
Estella Hendricks, 71;
Gail Nova, 71;
Carolyn Eatherly, 78;
Betty Hibbard, 84; y
Albertina Vega, 99.

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Familiar denunció el calor un día antes de que murieran ocho ancianos en...

Deja un comentario