David Izzo, embajador de Francia: “No dudo que la crisis política del país se superará”

Por Ricardo Avelar

Jul 13, 2017- 21:12

David Izzo ha sido embajador de Francia en El Salvador desde octubre de 2015. En este período, su país ha experimentado un cambio de gobierno y ahora el presidente Emmanuel Macron porta la bandera de la globalización y la apertura mientras otras potencias optan por aislarse.

En ocasión del 228 aniversario de la Toma de la Bastilla, hecho que marcó el inicio de la Revolución Francesa y que es considerada su fiesta nacional, Izzo reflexiona sobre los valores de esa gesta (libertad, igualdad y fraternidad) y explica cómo el gobierno actual trata de promoverlos.

En una entrevista con El Diario de Hoy, el diplomático francés señala que esos valores aún influyen en la agenda internacional de su país y enmarca la cooperación, que busca promover la paz, el desarrollo sustentable y la equidad en El Salvador.

¿Qué celebran este 14 de julio?
Es el día de la Fiesta Nacional Francesa, que a la vez es una conmemoración de la Revolución, la Toma de la Bastilla en 1789 y el día oficial, 14 de julio de 1790, un año después, que se llamó la fiesta de la federación y la unidad del pueblo francés. Es el día oficial de mi país. Aquí en El Salvador tendremos hoy una recepción oficial y ayer tuvimos en la Alianza Francesa un baile republicano.

¿Por qué siguen vigentes esos principios de la revolución de 1789?
Pensamos que lo que sucedió en nuestra historia tiene un valor universal, más allá de nuestras fronteras. Los valores de libertad, de lucha contra la tiranía, de promoción de la igualdad de oportunidades entre los hombres y las mujeres, y la fraternidad a través de la promoción de la paz son valores que no son propiedad de mi país, sino compartidos y sabemos bien que la revolución y sus ideales tuvieron un impacto e influencia fuerte en América Latina.

¿Cómo vive Francia desde su nuevo gobierno estos principios y valores?
Acabamos de salir de una larga campaña electoral que llevó a la elección del presidente Emmanuel Macron y una mayoría absoluta en la Asamblea para su movimiento En Marcha!

Ya vimos a través de sus primeras actuaciones una voluntad política muy fuerte de promoción del diálogo a nivel mundial a pesar de las dificultades que hay y diferencias, por ejemplo con Estados Unidos, que se ha retirado del Acuerdo de París
Hay que dialogar y es a través del diálogo que superaremos las dificultades juntos.

Por ejemplo, el 12 de diciembre habrá una gran conferencia mundial para festejar el Acuerdo de París y se movilizará la voluntad política para la implementación de este acuerdo vital para todos nosotros, a pesar de la retirada de Estados Unidos.

Francia parece estarle apostando a la globalización…
El resultado de las últimas elecciones francesas confirmó por parte de los ciudadanos una voluntad de apertura y la vocación de ser un país abierto.

Creo que hay miedo de sectores de la población a la globalización y eso se ve también en Francia. Un 34 % del electorado votó a favor de candidatos que promovieron la retirada de la Unión Europea, pero no ganaron.

Había voces que llamaron al populismo y seguir el camino abierto por el “Brexit”, pero al final no triunfó eso. Este un mensaje importante más allá de Francia.
La elección de Emmanuel Macron ha generado un sentimiento positivo y expectativas muy alentadoras dentro de la Unión Europea.

¿Hay algo que El Salvador pueda aprender de esto?
Yo quisiera hacer un paralelo entre la construcción europea después de la Segunda Guerra Mundial y los acuerdos de paz en El Salvador y cómo acá y allá, la mayoría no vivió la guerra, por lo que el desafío es no olvidar lo que pasaba antes. A veces tenemos la impresión de que la paz, el desarrollo y la prosperidad que aspiramos construir son normales y siempre han existido pero no es el caso: se necesitó de esfuerzos políticos, iniciativas fuertes y coraje de líderes políticos para superar los desafíos y construir esa paz y ese desarrollo.

El desafío de El Salvador es promover el diálogo interno entre las fuerzas políticas y la sociedad civil para superar los enfrentamientos políticos que hay pero también mostrar el camino para un país que se construye con más prosperidad, equidad y justicia. Aunque las situaciones y la historia sean diferentes, el trabajo de memoria todavía vale.

¿Cómo busca alcanzar esos objetivos la misión francesa en El Salvador y qué apoyos da?
A nivel bilateral inscribimos nuestra cooperación en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, por lo que nos concentramos en áreas como el sector de agua y saneamiento, como el proyecto de renovación de la planta de Las Pavas o una planta de tratamiento de aguas sucias para la alcaldía de Jucuarán (Usulután).

También financiamos temas de salud. Además, aportamos en el fortalecimiento de la gobernanza, transparencia e instituciones fuertes y ayudarlo a crear las condiciones para un diálogo interno.

También cooperamos en medio ambiente y desarrollo sostenible en Ahuachapán, e invertimos en energías renovables como las plantas solares. No hacemos todo porque no tenemos todas las condiciones, pero concentramos los objetivos en temáticas que nos parecen importantes en la lucha contra la pobreza y en pro del desarrollo.

En el tema de la gobernanza, ¿cómo ven la actual crisis política?
Yo tengo una visión un poco ambivalente. Por un lado, en el día a día político, parece que está todo bloqueado, hay una polarización fuerte y pienso que el calendario electoral no ayuda, pues los partidos están pensando en las elecciones primarias y las nacionales.
Pero por otro lado, soy optimista para este país, que es dinámico, con espíritu emprendedor, con gente capacitada que quiere trabajar, con buena infraestructura, que debe modernizarse, pero la base existe y en ocasiones, mejor que en los países vecinos.

Para que arranque verdaderamente El Salvador, falta un poco más de entendimiento entre los partidos políticos y una visión del interés nacional a futuro. El diálogo es difícil, hay peleas políticas pero no es algo propio únicamente de El Salvador.

Además, hay gente muy capacitada en los partidos y cada vez es más importante el rol de la sociedad civil. Hay asociaciones que buscan el desarrollo con espíritu de lucha para que avance el país.

No tengo ninguna duda de que la crisis política se superará. Los salvadoreños pudieron en una situación difícil negociar la paz y tengo certeza que ellos, con el apoyo de la comunidad internacional, van a saber encontrar los caminos para crecer de una manera más justa.
No hay que olvidar por su historia y cómo se negoció la paz, El Salvador se mira de forma muy positiva desde el extranjero. Este es el caso de Naciones Unidas, en Nueva York, o en Francia. De hecho, recientemente firmamos un acuerdo bilateral de cooperación, cuando vino el canciller (Hugo Martínez) a conocer a algunas autoridades del nuevo gobierno. Lo que podamos hacer lo haremos.

¿Cree que la sociedad civil en El Salvador ayuda a solucionar las crisis que los partidos no resuelven?
Primero que todo, yo no hablaría de crisis, sino de dificultades. Y pienso que estamos viviendo en nuestros países una revolución democrática facilitada por las redes sociales. En este contexto, los partidos tradicionales tienen que evolucionar o morir y hablo también de Francia.

Eso nos pasó en la elección de Macron, que en poco más de un año logró con un partido nuevo vencer partidos tradicionales que por décadas compartieron el poder. Eso fue posible a través de redes sociales y porque Macron y su equipo supieron responder a nuevas necesidades y demandas de la sociedad civil, como transparencia, honestidad, lucha contra la corrupción y presentación de programas políticos con compromisos de hacer lo prometido.

En El Salvador lo vemos con la fuerza de algunos movimientos que le exigen a los partidos políticos y si no logran influir desde dentro, lo hacen desde fuera. El riesgo de los partidos es no poder adaptarse.

Probablemente ha sido más fácil en Francia, pues hay menos restricciones para crear partidos políticos y el sistema es más abierto, pero pronto los partidos tradicionales deberán cambiar. Si no, se verá el surgimiento de nuevas estructuras capaces de desafiarlos.

Además de los desafíos políticos, ¿por qué Francia apoya temas como el medio ambiente o la salud?
Creo que ha sido el caso desde hace muchos años, tenemos la conciencia de cuidar el entorno donde vivimos, pues vemos el efecto del hombre en el cambio climático. En el caso de El Salvador, que tiene un nivel medio de desarrollo, hay desigualdades fuertes en materia de desarrollo, educación y acceso a la salud y para que el país crezca hay que enfrentar desafíos globales.

De hecho, en la recepción de hoy, aprovecharé para otorgar a la ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, la más alta condecoración francesa, la Legión de Honor, por su actuación y la de su delegación durante la Conferencia sobre el Cambio Climático en París al final de 2015, donde jugó un papel muy importante para facilitar y lograr el acuerdo universal sobre la lucha contra el cambio climático.

Además, tenemos proyectos como Techo y Agua que ayuda a familias sin acceso a agua potable a recuperar agua de lluvia para beber y hacer la cocina en tiempo de sequía. Eso le cambia la vida a una familia: con un sistema de recolección de agua de lluvia, les permitimos ahorrar cerca de $100 al mes en compra de agua y con este dinero, facilitamos que manden a sus hijos a la escuela.

Todavía hay mucha gente marginada, fuera del desarrollo, y la globalización y el desafío del país es la inclusión de estos a fin de permitir a estas personas aprovechar la modernidad y tener la posibilidad de enviar a sus hijos a escuelas buenas y demás. Son temas no tan interesantes por no ser el debate político cotidiano, y los resultados se ven dentro de años, pero es solo si resolvemos esas exigencias de derechos humanos que el país creará las condiciones para un desarrollo sostenible.

Entonces, ¿El Salvador sí puede salir adelante?
Totalmente. Solo necesitamos cuidar los recursos que tenemos y una visión a largo plazo, reconociendo que lo mejor de este país es su gente.







Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios

Be the first to comment on "David Izzo, embajador de Francia: “No dudo que la crisis política del país se superará”"

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: